foto del saludo

Comenzamos un nuevo año  y nos encontramos nuevamente juntos para emprender el desafío de seguir trabajando por la educación rural.

La ruralidad de Lavalleja marca un panorama de escuelas  que en su mayoría tienen muy pocos niños  lo que significa un ámbito diferente  y por momentos adverso que exige  buscar nuevos formatos que permitan lograr aprendizajes potentes y significativos.

Las distintas  instancias que el magisterio rural  ha ido construyendo en este sentido son plenas de creatividad y deben estar sin duda validadas por un sustento técnico pedagógico que permita crear en estos espacios instancias de fuerte aprendizaje. Los agrupamientos rurales han demostrado ser, entre otras, excelentes herramientas de producción de nuevas propuestas que permitan a nuestros niños interactuar con otros pares y otros maestros.

La formación permanente y las nuevas tecnologías se transforman hoy en otro  recurso que desafía las distancias y los tiempos de maneras impensadas para quienes  vivimos épocas en las que la información y su acceso eran muy limitados para lo rural.

Un nuevo mundo, muy diferente al actual nos espera  pero  como siempre  la escuela debe ser protagonista de este mundo para acompañarlo en sus bondades y resistirlo en sus defectos. Ser un aliado en estos procesos es nuestro cometido. Trabajar a vuestro lado en la acción y la reflexión, compartiendo las tantas historias que cada cual ha tenido la oportunidad de vivir y construir  será el engranaje fundamental de nuestra labor.

Mtro. Julio Ibarra Acosta    Coordinador del CAPDER       Febrero de 2015