“Hoy  se libra en torno a Secundaria, la misma campaña que en el año 68  inició Varela a favor de la enseñanza primaria: la de exigir que el liceo  sea para todos. (Decimos el liceo, en grado de generalidad. Lo mismo da liceo, que enseñanza industrial, que profesional, para postgraduados de la escuela. Lo que queremos señalar es que el liceo perdió ya su carácter de enseñanza “para seguir una carrera”).

Ochenta años después de aquello, la universalidad lograda para la enseñanza escolar, es, en los hechos, una aspiración no cumplida para la enseñanza media…………………..

………..Pero los tiempos han cambiado. Una necesidad creciente ha hecho que la enseñanza secundaria, en pos de la primaria, se extienda ahora con igual grado de universalidad que aquélla. Hoy no se concibe un ciclo completo de cultura elemental sin el aporte del liceo”.

Julio Castro   Coordinación entre Primaria y Secundaria   (año  1949)

Foto0169

En la Escuela Rural Nº 58 de Clara se lleva adelante un Programa de Formación Profesional  en una modalidad que contempla  las necesidades de esa zona.

Para concretar este Proyecto, la Escuela coordina con UTU y se cuenta con la colaboración  de la Intendencia de Tacuarembó, del Programa Cardijn  de la Fundación UPM y de personas que en forma individual apoyan este emprendimiento.

Este Programa es muy nuevo y está en pleno proceso de organización y perfeccionamiento.

A través del mismo, en este momento, 36 jóvenes y adultos cursan estudios de enseñanza media. Proceden  no sólo de  Clara  sino de una zona mucho más amplia. Aquí se encuentran estudiantes de localidades como Zamora,  Paso de los Novillos, La Rosada,  Montevideo Chico.

Los alumnos cursan tres años  de estudios con una carga semanal de 16 horas y al  terminar la etapa obtienen la aprobación del Ciclo Básico.

Este Proyecto pedagógico está revirtiendo una problemática muy vieja y que  ha sido largamente denunciada sin que se le enfrente  con decisión  y atendiendo las diferentes  realidades que se dan en el país: la falta de posibilidades de cursar enseñanza media en las zonas rurales.

En la Escuela de Clara encontramos una respuesta concreta al problema, perfectible como todo emprendimiento,  pero de incuestionable valor.

En efecto, con este Proyecto  se puede concretar, en esta zona, la universalidad de la  enseñanza media como se viene reclamando desde décadas atrás tal como  lo consignaba Julio Castro hace 63 años en la cita con la que encabezamos este artículo.

Es ésta una formidable conquista.

La aprobación del Ciclo Básico supone dotar a los egresados de un acervo cultural mayor, proporcionar una preparación ajustada a las exigencias de su medio mediante la aprehensión de nuevos conocimientos teóricos y de técnicas de valor práctico que inician a los alumnos en las exigencias reales de la vida.

Foto0170