En un nuevo 15 de mayo llegamos a todos los maestros rurales con nuestro más fraterno saludo.

Celebremos en esta oportunidad y reflexionemos y comprometámonos cotidianamente.

Hacemos votos porque día a día cobre fuerza la mística, el fervor, la entrega y la perseverancia de los viejos educadores que con su larga y sistemática acción consiguieron que un 15 de mayo de 1958 se creara la Sección Educación Rural.

Hacemos votos porque las autoridades de la Educación se compenetren de las reales necesidades del medio rural, se acerquen a él, lo conozcan, lo comprendan e impulsen acciones efectivas.

Hacemos votos porque los maestros rurales sean un motor de desarrollo en sus comunidades cumpliendo “una labor educativa que tienda a incorporar a esos sectores de población al esfuerzo común por el progreso” y no meros funcionarios que cumplen un horario y huyen presurosos a la ciudad.

Hacemos votos porque la Escuela Rural siga siendo del pueblo porque “es la casa de los hijos del pueblo”. Que no se cierre una sola escuela campesina, que no se vendan más locales escolares en el campo.