Los días 26 y 27 de setiembre se realizó una Misión Socio Pedagógica en la localidad de Aguas Buenas departamento de Durazno

Este paraje se encuentra a noventa kilómetros de la ciudad de Durazno y a unos doscientos ochenta y cinco de la capital del país.

Para llegar a Aguas Buenas debimos transitar por la ruta cinco hasta la capital del departamento, luego hacer un tramo por la ruta catorce, tomar  la ruta cien y  recorrer luego una legua por un camino vecinal.

El trayecto se hace difícil en el último trecho del viaje por  el estado en que se encuentra la ruta cien que, de acuerdo a los planes municipales, irá siendo reparada de a veinte kilómetros por año.

Camino zigzagueante en Durazno   Caminito y cartel

 

 

 

 

 

 

 

El paisaje es el típico del centro del país en primavera: llanuras reverdecidas y  despobladas, ganado pastando aquí y allá, verbenas rojas a la orilla del camino, bandadas de pájaros cruzando el cielo azul,  soledad. y silencio.

Camino y lunita

 

A lo largo del recorrido  vamos encontrando  un collar de escuelas rurales que aparecen sobre la carretera cada tantos kilómetros como únicas agencias culturales insertas en aquellas lejanías.

Las comunicaciones  y la tecnología han acortado distancias y han ido acercando el ancho mundo a nuestro Interior profundo. Éste que encontramos  hoy no es el medio rural al que se allegaron los primeros misioneros pero aún falta mucho por hacer y las actividades cumplidas recientemente en Aguas Buenas tendrán que repetirse en otras zonas y con mayor frecuencia.  La tarea es difícil, pero la voluntad está y no dudamos que habrá nuevos misioneros para estos nuevos tiempos.

Misiones en Durazno LLegan los misioneros