Llegados al CEIMER nos recibe un paisaje en el que destacan el respeto por la naturaleza, la belleza y la paz.

Los pájaros van y vienen libremente y sus cantos nos llegan desde todos los rincones del Centro. Árboles y flores complementan un entorno pulcro, apacible y acogedor