Las Misiones Socio – Pedagógicas tienen una larga historia en nuestro país y han sorteado muy diversas etapas, períodos de plenitud y otros de decadencia. No obstante ello el espíritu misionero siempre ha estado presente en los educadores orientales y hoy en día las Misiones siguen adelante adoptando diferentes modalidades de trabajo.

Artículo de prensa de 1945 – La misión en Caraguatá

Artículo de prensa de 1945 – La misión pedagógica de los alumnos normalistas

Artículo de prensa de 1945 – En el campo hay gente que se muere de hambre

Artículo de prensa de 1945 – La última etapa de la misión

Artículo de prensa de 1945 – Balance de la misión

Artículo de prensa de 1945 – Balance de la misión 2

Otros son los tiempos y otra es la realidad socio-económica de nuestro medio rural. Las modernas tecnologías, que con mayor o menor impulso van llegando al campo, determinan transformaciones radicales que obligan a revisar objetivos y a planificar trabajos que difieren en parte de aquéllos que llevaron adelante los primeros misioneros que conoció el país. Pero el espíritu es el mismo: desarrollar en el campo un proyecto de justicia, acercar al interior profundo lo mejor de la modernidad y mucho más que importa especialmente.

Escribía el Dr. Felipe Cantera refiriéndose a la misiones palabras que tienen plena vigencia en estas primeras décadas del siglo XXI que transcribimos y suscribimos: “Las misiones presentan la característica fundamental de ser una actividad libre y no dirigida. En otras palabras, consisten en una actividad que debe estar a cargo exclusiva­mente de quienes la sienten como una necesidad, la conciben y la ponen en marcha. Por lo tanto, no se las puede encuadrar sin desvirtuarlas y exponerlas al fracaso, en el contex­to de una ley ni en las disposiciones de un reglamento; lo único que se puede hacer con un propósito general, es despertar y promover en la juventud estudiantil aquel sentimiento de necesidad y propiciar el clima para su desarrollo.

Una misión es pionerismo, es decir, avanzada. Torres Bordet, secretario de educación pública de México, decía en una de sus conferencias, repitiendo palabras del poeta Eliot, «un árbol no puede construirse: hay que plantarlo, cuidar de él y esperar a que madure». Pues bien, también el pionerismo no puede construirse, nace solo y hay que dejarlo desarrollarse.

……………………………………………………………………………………………………………………………

En síntesis, una misión es un movimiento apostólico que predica una vida nueva y mejor en aquellos lugares de gran atraso social, económico y cultural. En otras palabras, una misión es un mensaje.

Una misión es un movimiento revolucionario que persigue no solamente un cambio socio-económico de aquellas comunidades olvidadas por el Estado y la sociedad, sino también y muy primordialmente, un cambio de actitudes de la gente para el gran cambio nacional.

Una misión es pionerismo, es decir, avanzada. Por este motivo, una misión es acción social libre y no dirigida.

Una misión es una escuela de formación para el trabajo social, fundamentalmente en los aspectos de la sensibilización y responsabilización sociales y del adiestramiento y activación o dinamización para el manejo de la técnica social por parte del futuro profe­sional (el misionero).

Una misión es una escuela de vida, en la cual misioneros y misionados se capacitan para la convivencia y superan su estilo de vida.

Una misión es juventud, fe, pasión, idealismo, desinterés; protesta, denuncia y acusación”.

Compartimos plenamente esas palabras y creemos que tienen total vigencia y que deben ser tenidas muy en cuenta en el momento actual.

No nos detendremos a historiar los antecedentes de las Misiones Pedagógicas. Las experiencias española y mexicana fueron, sin duda, las que más influyeron en nuestro país. Sobre ellas hay abundante bibliografía.

Ya circula  en nuestro medio un libro sobre el Movimiento Misionero en Uruguay.  Es por esto que no ahondaremos en el tema.

En el mes de setiembre se realizaron Misiones Socio-Pedagógicas en la Escuela Nº 13 de Aguas Buenas en el departamento de Durazno. A ellas nos referiremos en otra parte de este blog.